Reino Unido: covid-19 salve a la Reina

En la matrix[1] misma del sistema capitalista, el COVID-19 explotó de manera letal como en todos los países, en especial en los del G7, quienes trataron de subestimar a la pandemia y les estallo en el rosto.

El primer ministro, en cuanto líder político de la matrix, se encargó en principio  por todos los medios a su alcance, de transmitir a la ciudadanía de Gran Bretaña que el virus no era tan letal, que la supuesta letalidad no era real  y que la mayoría de las personas que contrajeran el virus se recuperarían rápida y completamente y que por ello no eran necesarias más medidas de salud que las propias del sistema sanitario del Reino Unido y que el se volcaba  por la teoría  inmunidad colectiva[2] o del rebaño[3], siendo que la vida del reino no iba a verse alterada por una gripecita  (Igual que Trump en EEUU).

Esto que a simple vista parece una nimiedad, no lo es. Significaba (en principio)  que la vida de los ingleses y de los británicos en su totalidad, no se iba a ver alterada; la actividad económica continuaría por unos días subestimando a este virus mortal, resultando el propio Boris Johnson, miembros de su familia, del parlamento y de la mismísima monarquía, infectados.

Hay particularidades o denominadores comunes en varios países de este elitista grupo de los 7, G7 + 1. En su mayoría están atravesando procesos eleccionarios; unos por el proceso democrático mismo del sistema de su país, y otros, como el caso de Gran Bretaña, la permanencia o no en el BREXIT.

Podemos mencionar también el caso de Rusia, en cuanto a la reforma constitucional y en EEUU, la reelección. Por lo cual, en la mentalidad de los líderes no pueden mostrarse débiles ante la sociedad en ninguna circunstancia, y deben mostrar a su electorado que ellos están allí para protegerlos y que allí deben permanecer.

Fueron elegidos para que sus vidas no se vean alteradas, entonces partiendo de esas premisas políticas erróneas, tomaron decisiones tales como continuar con la agenda de gobierno sin alteraciones; con un aeropuerto funcionando normalmente donde ciudadanos del mundo y miembros del sistema capitalista, llegaban (a la matrix ) a Londres el primer gran centro cosmopolita de occidente, a cerrar negocios “ignorando” la letalidad del virus. El sistema sanitario, sin refuerzos, en pocos días comenzó a colapsar. El capitalismo victoriano no daba abasto; no había recursos, si los había eran costosos y quedaba un gran margen de la población sin atención. Ante esta circunstancia sólo los ciudadanos más acaudalados, contaron con un breve tiempo de atención médica a precios desorbitantes, es asi que el país del libre mercado se veía en estado de Knockout.

Conjuntamente a lo señalado, la monarquía se veía envuelta en el escándalo[4] más grave de este siglo; quizás la mismísima disolución o, por lo menos, una reforma sustancial a su mantenimiento y sustento; miembros de la monarquía mostrándose disconformes con las reglas de esta[5], tal el caso del ex príncipe Harry; otros mostrándose como en realidad son, seres humanos con defectos y virtudes. No es menor comprender que el primer ministro está sentado en ese lugar para defender a los británicos, pero por sobre todas las cosas a la monarquía.

Ya con el sistema colapsado no quedó otra opción que generar medidas similares a las de la post guerra. El estado de bienestar ronda en la cabeza de los ingleses y de los británicos en general. Johnson deberá dar un giro a su timón económico y/o político. La política recupera espacios con medidas tales como bajar las tasas de interés, para ayudar a las pequeñas y medianas empresas, hasta incluso a sus ciudadanos pagándoles el sueldo. Desde el Estado no hacen más que acrecentar esa posibilidad, el Estado de Bienestar asoma con fuerza también en los cuatros países del Reino: Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte.

Podemos observar en informes emitidos desde diferentes órganos, por ejemplo, en el New York Times del 16 de marzo de 2020[6],  que por la razón que fuere las medidas iniciales del gobierno fueron al menos parsimoniosas y además poco eficaces. Tal como lo enunciado en el portal de noticias Newtral[7]:

“…A diferencia de las políticas de confinamiento restrictivas que se aplican en Italia, Francia o España, el Gobierno británico ha abordado la crisis del coronavirus con espíritu parsimonioso. En los albores de la pandemia, el ‘premier’ Boris Johnson y su gabinete enfocaron su estrategia inicial en la participación y compromiso activo de la población, sin juzgar necesario aplicar normas de obligado cumplimiento que golpearan la producción del país. Fueron a título de recomendaciones, nunca imposiciones…”

También hizo eco de este posicionamiento inicial el diario el País[8] de España haciendo mención de la tardía medida de imponer la cuarentena y el distanciamiento social; tardía por la obvia razón de anteponer la economía a la salud. 


[1] https://elfilosofo.wordpress.com/2009/10/07/matrix-y-la-filosofia/

[2] Federico Cue Barberena https://www.france24.com/es/20200327-covid19-reino-unido-boris-johnson-relacion 27/03/2020 para France24

[3] Pallab Ghosh https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-51893620 15/03/2020 para BBCNEWS

[4]  Keril Brodimeier https://www.elheraldo.co/entretenimiento/siete-escandalos-que-han-sacudido-la-realeza-britanica-684479  1 /12/2019

[5] https://www.eltiempo.com/mundo/europa/escandalos-de-la-familia-real-britanica-afectan-a-la-reina-isabel-ii-451296  Londres AFP

[6]Doug Mills https://www.nytimes.com/2020/03/16/world/coronavirus-news.html?action=click&module=RelatedLinks&pgtype=Article  / The New York Times

[7 F.H Ginel https://www.newtral.es/boris-johnson-coronavirus-medidas/20200321/  21/03/2020

[8] Rafa de Miguel https://elpais.com/sociedad/2020-03-23/johnson-impone-finalmente-la-cuarentena-para-frenar-el-coronavirus.html  24/03/2020 Londres

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *