Enemigo invisible

Causada por el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave SARS-CoV-2, que se ha descubierto más recientemente, la COVID-19 es la enfermedad infecciosa que ha provocado la pandemia del siglo XXI.

Los coronavirus son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. En los humanos, se sabe que varios coronavirus causan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS).

Una persona puede contraer la COVID-19[1] por contacto con otra que esté infectada por el virus. La enfermedad puede propagarse de persona a persona a través de las gotículas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala. Es por esto que se recomienda la distancia social de más de un metro entre personas, ya que el virus ingresa a nuestro cuerpo por los ojos, nariz o boca. Las manos deben estar correctamente higienizadas ya que transportan el virus de haber estado en contacto con superficies contaminadas.

Tanto el nuevo virus como la enfermedad eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019. La alerta de varios casos de neumonía, había sido registrada en el mes de noviembre de ese mismo año, pero no fue hasta un mes después que lograron identificar al virus que la provocaba.

Inmediatamente en el mes de enero del año 2020 las autoridades chinas decidieron tomar medidas para evitar la expansión del contagio, que hasta ese momento era de unas 500[2] personas. Comenzó cerrando las fronteras de la ciudad cero (Wuhan). Después sobrevino la cuarentena de sus 1.400 millones de habitantes en sus hogares, los controles de tráfico, la cancelación de actos multitudinarios y de cualquier actividad grupal; los miles de controles de detección del virus en calles y edificios, el lavado de billetes y la puesta en marcha de casi 2.000 equipos profesionales epidemiológicos.

Tres meses después, China logró contener en la propagación del coronavirus. Las medidas restrictivas son tomadas como modelo, desde el inicio de la pandemia, por otros países.

En Argentina[3] se tomaron medidas tendientes a evitar la rápida dispersión del virus en el país, para prevenir el colapso del sistema de salud tanto público como privado. El Presidente optó por cuidar la salud de los habitantes por sobre la economía del país, que quedó paralizada tras las decisiones tomadas. El primer caso tuvo lugar el día 03 de marzo. Tres días después se estaban restringiendo los vuelos desde o hacia Italia, en ese momento el norte del país era epicentro de la enfermedad, y la Ciudad de Buenos Aires habilitaba la línea 107 de información sobre la COVID-19. Luego lo hizo la Provincia de Buenos Aires con el 148.

Un día más tarde se suspendían los eventos internacionales en el país y para el 11 de marzo, día coincidente con la denominación de pandemia por la OMS, se suspendieron los eventos deportivos, los vuelos a Miami y Orlando y se estableció una licencia excepcional a miembros del Poder Judicial que hayan regresado de viaje desde países de riesgo.

Mediante DNU, el 12 de marzo, se estableció la obligatoriedad del aislamiento por 14 días de cualquier persona en los siguientes casos: cuando tenga un diagnóstico confirmado de coronavirus, si presenta síntomas sospechosos; si tuvo un contacto estrecho con los anteriores casos; y si han ingresado a Argentina a partir del 1 de marzo. De ser evadida la cuarentena, la persona podrá ser denunciada por incurrir en el delito penal de violar las medidas adoptadas por las autoridades para impedir la introducción o propagación de una epidemia.

Se amplió la emergencia sanitaria por un año y la suspensión por 30 días de vuelos internacionales de pasajeros provenientes de Europa, EEUU, Corea del Sur, Japón, China e Irán.

Para el 16 de marzo las clases estaban suspendidas, los mayores de 65 años con licencia efectiva junto con trabajadores de sectores no esenciales (esenciales salud, seguridad, alimentación) y las fronteras cerradas hasta el 31 de marzo. Un día después suspendías los traslados internos por el país, vía aérea y terrestre.

Diecisiete días después del primer caso decretado, se procedió a hacer efectivo la medida que mejor efecto tuvo a nivel mundial para frenar el contagio entre personas: el aislamiento social preventivo y obligatorio.

La primera fase de la mal llamada cuarentena, sería hasta el 31 de marzo. La fase dos, se extendió hasta el 13 de abril. Se espera una tercera fase extendida hasta el 23. El pico de casos se espera para el mes de mayo. Las acciones son ahora.

España lleva más de 25 días confinamiento, endurecido con la paralización de toda actividad económica esencial, con un único objetivo: aplanar la curva de contagios. Las autoridades sanitarias afirman que se encontrarían en lo que se conoce como la meseta de la epidemia, y que se basa en que cada día haya menos contagios y menos muertes. Lo que se quiere evitar en nuestro país es el colapso sanitario, pudiendo proteger el bien más preciado que es la vida. Cumpliendo con las medidas obligatorias, se quiere controlar lo que se conoce como curva de contagios; según expertos, está dando sus frutos[4]. El gobierno Argentino tiene de antigüedad casi tanto tiempo como el virus. Las cartas que juega representan mucho más que una pelea contra la enfermedad. El pueblo responde. La solidaridad que caracteriza a la sociedad argentina, nos abraza.


[1] OMS. Extraído de:https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-coronaviruses Consultado el 08/04/2020

[2] World Meters. Extraído de:https://www.worldometers.info/coronavirus/country/china/

[3] Página oficial Gobierno de Argentina. Extraído de: https://www.argentina.gob.ar/coronavirus/medidas-gobierno/otras

[4] Omar Sued (2020). Entrevista en Radio Nihuil. Extraída de: http://radionihuil.com.ar/se-logro-aplanar-la-curva-de-contagios-en-argentina/. Consultada el 06/04/2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *