Coronavirus y globalización: capitalismo vs estado de bienestar. Primera parte

En el mundo se comenzó a hablar de globalización en los términos actuales en la década de los 90, a fines de los ‘80 había autores apologistas de la globalización que por supuesto los considerados críticos al proceso. La verdad ninguno era muy objetivo, nadie podía describir el proceso con claridad. Unos decían que si un país no se insertaba a ese proceso a cualquier costo, era el fin mismo de ese país o nación; y otros decían que para ser un país respetable lo mejor era mantenerse equis distante del mismo.

Quien tenía un concepto suficientemente objetivo sobre el tema, era quien fuera Procurador General de La Provincia de Buenos Aires y docente de la UNLP[1] hombre de pre-claridad meridiana, el Dr. De La Cruz “el chino”, que en una breve síntesis en una de sus magistrales clases académicas de Historia Constitucional, para explicar el proceso decía:

“(…) La globalización no es un fenómeno nuevo, la globalización existe desde que el hombre es hombre, desde que el mismo es un ser racional. Desde Jesús para acá el proceso se fue acelerando y profundizando, los diferentes imperios fueron marcando las ansias del hombre de dominar al hombre de manera universal, de la globalización lo que es nuevo es el término, después nada lo es porque la relación entre las naciones, entre los grupos, entre los imperios, entre los países, entre estados etc., existieron siempre, que en definitiva eso es la globalización, mundialización etc.  La verdad o lo más cercano a ella, analizando si este proceso actual es bueno o no, lo veremos en siglo XXI que está a la vuelta de la esquina. Veremos si el flujo de capitales en tiempo casi real es bueno, si el afincamiento de empresas de una cultura se instale en otra es tan bueno como nos quieren hacer parecer (…)“[2]

En el siglo 20, ahí nomás, ni bien se vuelve la vista atrás o regresas sobre la lectura del periódico de hoy, hace tres décadas, eran pocos los que sabían de relaciones internacionales, de comercio bilateral, de transacciones electrónicas. Es mentira que no existían, sí existían, eran contados con los dedos de las manos quienes las podían hacer, pero esas relaciones estaban enmarcadas, regidas, controladas y supervisadas por el estado. Hoy en estos tiempos, los negocios globales se hacen (no sabemos si se seguirán haciendo) tan solo suscribiéndose a una red de e-commerce. Comprar un par de zapatillas o un conteiner de zapatillas en China desde la Argentina con extremada puntualidad te llegará

el par o el conteiner.  Mover desde grandes sumas de dinero hasta personas de un punto a otro del globo, conllevó y conlleva riesgos de todo tipo para los estados nación, países con el concepto clásico de los términos que hace días parecían anacrónicos.

Se hablaba, en el ámbito de las ciencias políticas[3], del fin de los estados y casi del fin de las nacionalidades, pero apareció el COVID-19, que superó en menos de 120 días cualquier crisis anterior en el mundo.

Podemos nombrar a todas las crisis de los últimos 50 años: Sanitarias, políticas, guerras mundiales, guerra fría, crisis financieras, y absolutamente ninguna se propagó a la velocidad de esta epidemia, para así transformarse en Pandemia en pocos días, afectando a más de 120 países a una velocidad inverosímil.

Ninguna dejó en evidencia la vulnerabilidad del hombre como especie, sin diferencias de clase social; entonces los países, los dirigentes de los países, los líderes políticos tuvieron que recurrir a medidas para algunos impropias y para otros las que la ideología le marcaban. Es decir, un caudal de medidas exitosas, medidas eficaces, medidas ineficaces, placebos, medidas escandalosas entre otras,y volvieron a los términos o conceptos clásicos de estado nación de países política y económicamente soberanos.

 Allí es donde las relaciones no van a poder seguir siendo como lo eran hasta ayer, donde para ingresar mercadería del exterior deberá sortear trámites sanitarios bromatológicos más exigentes, donde las personas que se trasladen de un punto al otro del globo deberán dar explicaciones más exhaustivas que las actuales, que deberán someterse a cuarentenas o etapas de Revisión médica. Será así por varios años hasta que los estados con la Organización Mundial de la Salud establezcan las certificaciones que liberen a los habitantes del mundo a movilizarse de un punto a otro; es así como la globalización está en jaque y el capitalismo cediendo terreno al Estado de Bienestar[4].

Estas consideraciones, por supuesto, no son sentencias absolutas; se busca que a través del análisis podamos tomar conciencia de qué tipo de mundo queremos, qué tipo de comunidades queremos; en definitiva, qué tipo de humanidad queremos.

Para ello vamos a tratar de interiorizarnos cómo se desenvolvieron los principales líderes políticos globales: Asiáticos, Norteamericanos, Europeos, Latinoamericanos y Africanos, que de un modo u otro, son la cara de las sociedades que representan. Analizaremos medidas de seguridad, económicas, sanitarias, financieras, entre otras, y de cada una de ellas intentaremos arribar a conclusiones particulares y finalmente a una general.

Comenzaremos por un segmento encabezado por China (Xi Jingping[5) por ser el lugar de origen de la pandemia; continuaremos con EE. UU (Donald Trump[6]), principal enemigo aliado comercial de China y primera potencia del mundo. Posteriormente para continuar con ese segmento, nos adentraremos en la Federación Rusa (Vladimir Putin[7), histórico antagonista de los Estados Unidos y actual aliado de China en el marco de la guerra comercial y económica entre ambos paises. El Reino Unido (Boris Johnson[8]) por ser la matriz misma del sistema capitalista, diría hoy la matrix per se con Alemania (Angela Merkel[9]) por ser el país líder de la Unión Europea y el Brexit. Así concluiremos con el primer segmento.


[1] Universidad Nacional de La Plata Facultad de Derecho

[2] La cita no es textual, es una construcción de la experiencia vivida por el Analista.

[3] W Hein – 1997 https://www.nuso.org/media/articles/downloads/2349_1.pdf

[4] Carlos Gabriel Rafart http://fadeweb.uncoma.edu.ar/academica/carreras/materiasenelweb/serviciosocial/historia-social/Bibliografia/VI.1%20Rafart%20Estado%20de%20Bienestar%20y%20neoliberalismo.pdf         

[5] Presidente de China

[6] Presidente de Estados Unidos

[7] Presidente de La Federación Rusa

[8] Primer ministro del Reino Unido

[9] Canciller Federal de Alemania



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *