“Cuarta Revolución Industrial, el futuro empleo y su vinculación con la Defensa Nacional” (Parte 2)

Autor: Díaz, Oscar Cesar.

Tributación de las políticas durante la transición

Durante el último tiempo ha alcanzado una importante intensidad el debate sobre el impuesto al uso de robots. En mayo del 2016 en el Parlamento Europeo se debatió una moción que sugirió clasificar a los robots como “personas electrónicas”, por tanto, los propietarios estarían obligados a pagar impuestos en su nombre. Ya en febrero del 2018, fue rechazada la moción en última instancia. El Parlamento propuso desarrollar una legislación para toda la Unión Europea, buscando regular el aumento de la robótica en diversas áreas, es importante mencionar que el debate no resulta solo político.

Bill Gates, fundador de Microsoft, ha defendido en varias oportunidades la aplicación de este impuesto y brinda dos razones. La primera, indica porque los robots suprimen la recaudación en cotizaciones e impuestos, sobre los trabajadores reemplazados. Y como segundo término, para reducir la velocidad de la automatización. Desde el punto de vista económico, estos argumentos no son sólidos.

La proposición proyecta numerosos interrogantes, y sobre todo dificultades prácticas y de concepto. Dado que, ¿Quién debería pagar dicho impuesto y sobre qué base imponible? En términos impositivos, no resulta simple definir qué elementos están sujetos a impuesto.

En un principio, el impuesto lo deberían pagar las personas o las empresas propietarias de dichos robots. Dado que el robot no posee salario y al momento de su adquisición se realiza la tributación. Es durante el uso en la jornada laboral, a través del consumo de energía y a fin del ejercicio contable, cuando se realiza la contribución. Es cuando surge el interrogante, sobre la implicancia de un nuevo impuesto a los robots, dado que supondría una doble imposición. Y finalmente, lo más importante, lo debería pagar su propietario, o los consumidores finales, a quienes se les traslade.

Una opción beneficiosa y anterior al incrementar los impuestos, estaría en brindar una mejora de eficiencia hacia el sector público. El aumento de su eficiencia posibilitaría una mejor gestión, con la predisposición y consentimiento de la sociedad, a asumir la presión fiscal. Presentado de otra manera, la sociedad no llegaría a comprender un aumento de impuestos.

¿Habrá beneficiados en esta revolución industrial?

Para que represente un beneficio, debemos de comprender los cambios, anticiparnos para mitigar los probables impactos disruptivos y habiendo desarrollado esto, estaremos en capacidad de responder al cuestionamiento.

Cabe mencionar que el impacto inicial o principal, se representará en los países con mayor desarrollo en los aspectos: culturales, institucionales, industriales, económicos y sociales.

Desde el sector industrial las fábricas crecerán exponencialmente, en cuanto a la vinculación de sus procesos y operaciones. Mediante la integración de sistemas de automatización, la I. A. (Inteligencia Artificial), nuevos materiales y productos, sumado a la capacidad de comunicaciones inalámbricas.

Para que esto se traduzca en mejoras reales y comprobables, es requerimiento el análisis y gestión de importante cantidad de datos, es por ello que el mayor desafío está centrado en el software, y el desarrollo y la potenciación del Big Data.

La Cuarta Revolución Industrial afectará profundamente los requerimientos básicos de los seres humanos, por ejemplo, la alimentación, vivienda, educación, salud, comunicación, trabajo, etc. Por tanto, sus efectos impactarán directamente en las instituciones.

La presente revolución se encuentra destinada a actualizar un importante porcentaje de tareas laborales, al menos por un tiempo. Dado que, es de vital importancia el recurso humano; por ejemplo, para supervisar dichas tareas.

Para comprender y decidir sobre el rumbo de la presente evolución, serán necesarios amplios debates globales, persiguiendo generar beneficios duraderos y no efectos nocivos en el corto plazo.

Modelo de gobernanza

La gestión de gobernanza, debe ser específica, proponiendo marcos o estrategias actuales y modelos estudiados.

Se sugiere aplicar sistemas estructurados, con diversos niveles de orientación, ejecución y evaluación. Con la participación de actores públicos y privados relevantes, persiguiendo desempeñarse de manera mas abierta y dinámica.

Fomentando la colaboración entre plataformas industriales y los entornos tecnológicos, o con conocimiento digital.

Desde el gobierno se debe personalizar el liderazgo, con capacidad de movilizar los recursos necesarios para realizar la actualización. Debe contener demandas que promuevan el desarrollo digital, otorgando los recursos suficientes para coordinar la política a desarrollar, por el resto de la administración. Elaborando documentos estratégicos, coordinando los actores participantes, durante su desarrollo y ejecución.

El nivel jerárquico y la especialización de los actores, pueden presentar una dificultad al momento de liderar, o realizar la supervisión. Cabe señalar y remarcar, que se persigue y realiza una acción superior, a la simple presencia de los actores presentes.

Los modelos de gobernanza implican disponer de mecanismos de evaluación eficientes, desarrollando programas de investigación.

El primer nivel de gobernanza, debe ser el estratégico, orientando la transición, coordinando objetivos, presupuestos y valorando los resultados.

Para el segundo nivel, se atribuyen la elaboración de estrategias, la valoración de la implementación y lo referente a lo operativo.

El tercer nivel sería el encargado de implementar y coordinar las decisiones de los niveles superiores.

De considerarse necesario, se debería debatir la creación de un organismo para lograr afrontar la complejidad técnica, conformada por expertos tecnológicos, con la misión de identificar tendencias tecnológicas sobre la transformación digital y su correspondiente análisis.

Cabe mencionar que las políticas de innovación, educación y digitalización, deberían de ser actualizadas, para afrontar el desafío planteado. Esta mención, es debido a que la actual revolución industrial, exige una respuesta proactiva, definida e integral; mitigando el probable impacto disruptivo.

  .

Implicancia para la Defensa Nacional

La Cuarta Revolución Industrial, plantea la problemática a nivel mundial sobre la adecuación de los instrumentos a utilizar, para ser aplicados con eficacia; tanto para las Fuerzas Armadas y de Seguridad, como así también para el ámbito privado. 

Se debe desarrollar políticas, que persigan reunir las capacidades industriales y académicas, en torno al Servicio de la Inteligencia y la Ciberseguridad, en apoyo de los gobiernos y sus fuerzas. La acción de no proporcionar plataformas actualizadas, es sinónimo de obsolescencia.

Tanto en el sector público como privado, con burocracias administrativas y de amplia resistencia a la adaptación; se deberá contar con la adecuación requerida, para lograr soluciones de forma funcional.

Es requisito, la concreción de carreras de especialización para el ámbito gubernamental y privado, con directrices orientadas hacia la innovación, ciencia y tecnología; similar a las que se desarrollan en el estrato militar para la Ciberdefensa, tendientes a la transformación tecnológica.

Análisis y recomendaciones

Habiendo realizado un estudio prospectivo, hemos logrado identificar las probables, tendencias y riesgos. Logrando escenificarlo, para realizar una efectiva toma de decisiones, persiguiendo maximizar los beneficios.

La transformación digital y tecnológica, ha abierto una controversia profunda. Es evidente que la inteligencia artificial y la robotización construyen diversas variables y un nuevo paradigma. Por tanto, carece de sentido el oponerse a la digitalización y el desarrollo tecnológico, ya que es un proceso irreversible.

Si logramos situar nuestra capacidad de pensamiento, desde un punto no estructurado, empático y sináptico, de creatividad e identificación de patrones; elevaremos la probabilidad de tener éxito pleno en nuestro crecimiento y desarrollo.

El reto es para quienes disponen del poder en la toma de decisión, aprovechar y potenciar las diversas oportunidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías. Es imprescindible realizar un cambio de apreciación, sobre la inteligencia artificial, la big data, robotización, etc.

Para nuestras instituciones y sociedad, es menester el actualizarse para afrontar esta nueva era tecnológica, por tanto, es necesario rediseñar las políticas en cuanto a educación, empleo, defensa y seguridad. Persiguiendo modificar los efectos disruptivos negativos que pudieran generarse, transformándolos en positivos y por subsiguiente en beneficios hacia la sociedad.

El ciberespacio se ha transformado en un nuevo estrato, para el desarrollo de modernas y sofisticadas formas de criminalidad organizada, generando alta rentabilidad; siendo por ejemplo el lavado de activos a nivel transnacional, activismo hacker, financiamiento del terrorismo y el ciberespionaje a nivel científico, industrial y militar.

Tanto la ciberdefensa como la ciberseguridad, deben ser tratados y desarrollados con enfoques multidisciplinarios.

Es por ello que se procede a desarrollar las siguientes recomendaciones:

  • Desarrollo de agentes gubernamentales, para conformar equipos CERT (Computer Emergency Response Team), para lograr un desempeño en el ámbito de la ciberdefensa y ciberseguridad.
  • Fomentar el diseño e implementación de arquitecturas de hardware y software seguro y robusto, y resilientes a probables ciberagresiones.
  • Desarrollar la implementación y el mantenimiento de Sistemas de detección de Ciberintrusiones (Intrusion Detection Systems o IDS).
  • Construir y fomentar la especialización de los agentes, sobre la detección y mitigación de cibervulnerabilidades y circulación de malware sobre el tráfico de comunicación. Así como también, en backtracing o problemas de atribución, es la capacidad de identificar a un ciberagresor con una alta probabilidad de certeza y minina probabilidad de falsos positivos.
  • Desarrollar e implementar elementos probatorios con solvencia forense, sobre ciberataques y su origen, para ser aplicados como evidencias ante tribunales nacionales e internacionales, de ser requerido.
  • Generar políticas para que nuestro país ejerza efectivamente el derecho derivado del artículo 51, declarado en la Carta de las Naciones Unidas.

Recapitulación

En virtud sobre lo expuesto, es relevante mencionar que la sociedad y los organismos en sus diversos niveles, deben confrontar la Cuarta Revolución Industrial, como un escenario sistémico y complejo.

Se plantean diversas variables en cuanto a retos y oportunidades, con un impacto profundo en el ámbito político, social, económico, y en defensa y seguridad.

La transformación es cualidad relevante, para lograr mitigar los riesgos y superar la disrupción tecnológica y cultural, causada por la actual revolución industrial.

Los poderes públicos y la sociedad, deberán ser los principales actores de esta evolución acelerada e irreversible.

Es inminente la necesidad de afrontar el presente escenario, tomando conciencia sobre la real dimensión del reto y sus implicancias; como así también la elaboración de políticas específicas.

Debe de tomarse como una necesidad acuciante por parte de los gobiernos, elevar en sus agendas estratégicas, la elaboración de políticas y estrategias de inversiones en cuanto a ciencia, tecnología, educación, investigación, como así también en innovación y desarrollo.

La Cuarta Revolución Industrial positivamente orientada, aporta empleos técnicos de alta cualificación y, por lo tanto, un campo competitivo y productivo.

La complejidad escénica, obliga a los actores a prescindir totalmente de los tradicionales planteamientos, y diseñar nuevos modelos sobre coordinación y gobernanza.

Cabe mencionar, que al articular nuevas estructuras de integración, estrategia operativa y de ejecución, deberá de superarse la compartimentación relacionada entre el ámbito público y el privado.

No obstante, mediante el diseño y la aplicación de prácticas específicas, lograremos anticiparnos a los efectos disruptivos que pudieran generarse, mitigando los riesgos, desarrollando y fortaleciendo la resiliencia.

Aviso Legal: El contenido del presente articulo no fue redactado por #ElAnalista, siendo el mismo de exclusiva autoría y propiedad intelectual de su creador. El artículo podría no reflejar las opiniones de #ElAnalista como organismo.

Un comentario en «“Cuarta Revolución Industrial, el futuro empleo y su vinculación con la Defensa Nacional” (Parte 2)»

  • el 27 de junio de 2022 a las 15:38
    Enlace permanente

    Your style is very unique in comparison to other people I’ve read stuff from.
    I appreciate you for posting when you’ve got the opportunity, Guess I will
    just book mark this site.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.